¡Hola!

Mi nombre es Sebastiana Gómez Intzin, nací en un municipio de Tenejapa llamado Ts´akiviljok y por azares del destino mis padres no viven conmigo desde muy temprana edad.

Mis pasatiempos favoritos son leer, cantar, bailar, tocar el ukulele o la guitarra y también ver películas.

Fui participante en la organización Sueniños por mucho tiempo. Sueniños fue para mí un hogar en el cual pude convivir con muchas personas, conocerlas y aprender de ellas, las diferentes miradas que tenían en la vida, sus costumbres, era impresionante ver que cada persona es un mundo lleno de experiencias, ideologías y costumbres.

Los facilitadores eran muy lindos y amables con todos nosotros, estaban siempre dispuestos a ofrecernos su ayuda y dar lo mejor de ellos. Me gustaba mucho asistir, ya que aprendías cosas nuevas que en la escuela no aprendes, por ejemplo música, teatro, etc. Y claro el reforzamiento en la materia que no comprendías muy bien, mejorar en la lectura y escritura, también aprendí mucho acerca de los valores, por ejemplo el respeto, la responsabilidad, la honestidad, la libertad, la tolerancia y sobre todo la equidad, ya que todos tenemos los mismos derechos y merecemos ser respetados y no ser discriminados por ser de alguna comunidad indígena, o ser blancos, morenos, chaparritos, altos, delgados, etc.

Así mismo aprendes a ser autónomo, a tomar tus propias decisiones, a compartir aprendizajes y a trabajar en equipo.

Ahí conocí cuáles son los derechos que tenemos como niños, niñas, jóvenes y adolescentes, cuáles son nuestras obligaciones y responsabilidades.

Nos enseñaron a construir nuestro proyecto de vida y a pensar en cuáles eran nuestros sueños, que queríamos ser de grandes. Siempre tener en cuenta que todo es posible si tienes una actitud positiva y realmente deseas lo que te propones, de decirte a ti misma(o): yo puedo, yo quiero y lo voy a lograr. Así es que tuve tantos sueños que quería alcanzar, con el paso del tiempo pude ir lográndolos, pero como siempre hubo momentos difíciles en los que tenía ganas de dejarlo todo, pero las personas que estaban en Sueniños me motivaban nuevamente a luchar por mis sueños, hicieron ponerme en mente que yo podía lograrlo por más difícil que estuviera la situación. Así fue como logre proponerme estudiar la universidad y formarme en la licenciatura de pedagogía, pues quería ayudar a las personas, así como veía a los facilitadores de Sueniños que daban lo mejor de ellos, quería hacer lo mismo. Al término de mi licenciatura Sueniños me abrió la puerta para trabajar con ellos y para mí fue la oportunidad perfecta para ayudar a los niños, niñas, jóvenes y adolescentes. Son experiencias agradables el que estoy viviendo, el ver a las niñas y niños sonreír, ver la curiosidad que tienen y que estén en constante indagación para conocer su entorno.

¡Así que recuerda dar siempre lo mejor de ti, apoyarnos mutuamente y luchar por nuestros sueños!

Volver Real time web analytics, Heat map tracking