El jueves 22 de agosto llegaron cinco nuevos voluntarios de Austria y Alemania a Sueniños: Margret Weiland, Benjamin Piotrowski, Celine Westhoff, Florian Rakos y Diego Klug.

Desde el nacimiento de la organización en el 2005 muchas personas, nacionales y del extranjero, han estado participando y contribuyendo en el objetivo de la organización y en el acompañamiento de las actividades diarias que se llevan en Sueniños.

El trabajo del voluntario no solo ofrece aprendizajes y experiencias para el crecimiento personal y profesional del mismo, sino que también, aporta beneficios en el desarrollo de habilidad sociales de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes a quienes ayudan, acompañan, educan, orientan y enseñan sin ninguna remuneración a cambio.

En Sueniños, estamos muy felices y agradecidos por contar con una generación más de voluntarios y voluntarias que desean acompañar el intercambio de culturas, ideas y perspectivas que son fundamentales para el enriquecimiento humano y construcción de puentes entre sociedades, culturas y naciones.

A continuación compartimos un poco de las expectativas de los voluntarios expresadas en sus entrevistas.

Los voluntarios y voluntarias tienen un deseo y objetivos en común que es el de venir a México para contribuir en el trabajo que se hace especialmente con niños, niñas y jóvenes, así como, para conocer el contexto latinoamericano.

Las motivaciones para ser voluntario en México son diversas en cada uno de ellos y ellas. Algunos vienen con el deseo de conocer las relaciones que hay entre los aprendizajes que se obtienen en Europa y la forma de enseñanza en México; para conocer la cultura o bien, para aprender, aportar y hacer un impacto social.

Benjamin, es un joven maestro de origen austro-alemán que tiene experiencia y gusto en el trabajo con niñas y niños. El desea aportar con sus conocimientos como maestro al trabajo de Sueniños.

Margret viene de Alemania y ella quiso ser voluntaria porque quiere apoyar en los procesos de desarrollo de los niños, niñas, jóvenes y adolescentes, como también, aprender de la cultura mexicana.  

Diego es un joven de Austria que acaba de terminar su bachillerato. El desea contribuir con la sociedad para poder construir nuevas posibilidades de mejorar la calidad de vida de los niños, niñas, jóvenes y adolescentes que se encuentran en Sueniños. Él está interesado en apoyar en la organización en la capacitación de carpintería, gastronomía y deporte.

La mayoría de los jóvenes voluntarios que llegan a Sueniños, deciden hacer un voluntariado antes de ir a la universidad con el deseo de tener una experiencia de contribución a la sociedad.  En Sueniños, las voluntarias y los voluntarios adquieren conocimientos sobre el contexto sociocultural, socioeducativo y socioeconómico en México que les permite tener un mejor panorama de las diferentes sociedades y de lo complejo que puede ser entender un sistema en donde los niños, niñas, jóvenes y adolescentes de México tienen pocas o nulas oportunidades para su desarrollo formativo y social.

Celine viene de Alemania y es una de estas jóvenes que prefiere hacer un voluntariado antes de ir a la universidad para conocer otra forma de vida. Ella ha terminado el bachillerato y le gusta el trabajo con los niños y niñas, como también, la forma como Sueniños les acompaña en su desarrollo.  Esta es la primera vez que Celine visita un país latinoamericano y esta motivada por conocer el contexto y vivir una experiencia cultural a diferencia de sólo escucharla.

Florian viene de Austria a hacer el voluntariado para conocer parte la cultura latinoamericana y aprender bien el español. El desea contribuir en Sueniños con los talleres y capacitaciones que se están dando, especialmente en gastronomía, inglés y matemáticas. Florian considera importante el proyecto socioeducativo en el proceso de desarrollo de las niñas, niños y adolescentes que asisten a Sueniños. En el poco tiempo que ha estado en México, una de las cosas que le ha sorprendido es que la gente es amable y simpática con los extranjeros.

La mayoría de los voluntarios encuentran muchas diferencias culturales en la comida y la forma de vida. Todas y todos los voluntarios estarán acompañando a la asociación entre 10 y 12 meses. También están interesados en viajar un poco para conocer otras partes del país. A pesar de que para algunos de ellos y de ellas aún no dominan el español a la perfección, están muy entusiasmados en aprender y en introducirse completamente en las actividades que Sueniños les tiene preparadas.

Les deseamos a estos jóvenes una experiencia enriquecedora para sus vidas y mucho éxito en su voluntariado.

Volver Real time web analytics, Heat map tracking